sábado, julio 30

YO NO ENTRENO…

Ésta es una máxima irrefutable.

Desde hace poco más de un año tan solo entreno en LMSD (“Los miércoles son domingo”). Y compito. Compito todos los domingos que puedo. Pero entrenar, no entreno, nunca he entrenado demasiado (1 día a la semana, a semanas alternas, como mucho). Y, los domingos, cursas. De 5, de 10, medias maratones, alguna maratón.
Hay que recordar que (después de que mi primera cursa de 10 km fuera Nassos 2007) me planté en Berlín en 2010 para correr mi primera Maratón sin haber corrido antes, nunca, más de 21 km (y la acabé en 4:13); y no solo eso: al mes y medio, repetí maratón -San Sebastián- rebajando incluso el tiempo berlinés (4:03).

Así soy yo. Entrenar? No, gracias. Competir? (contra mí mismo), sí.
Es por esto que, por más vueltas que le doy, no encuentro explicación lógica a estos últimos 10 días: 
- 6 sesiones de entrenamiento (y esto tras una temporada de 39 cursas de septiembre a julio):

Después de correr, apuntado muy a última hora, a la Cursa Poble Sec el domingo 17, parece que entré en una especia de inexplicable vorágine:
  • Martes 21, entreno ASICS Diagonal, que hice yo solo, así que se convirtió en un “entrenamiento personal”.
  • Jueves 23, repito entreno en ASICS Diagonal.
  • Domingo 24, me voy a hacer series de 100 en la “pista urbana” de Zona Franca.
  • Martes 26, repito entreno en ASICS Diagonal.
  • Miércoles 27, sesión semanal con “LMSD” (sin ejercicios).
  • Jueves 28, debut en esto del “walkin”, con 11 kilómetros con bastones hasta la “Peña del Moro”.

6 de 10:  algo realmente I-NAU-DI-TO en mi...








Por suerte hoy cojo vacaciones y en la mochila ya están cargadas las “Trabuco” para quemar suela por el monte. 
Adiós asfalto. Hasta la Cursa del POBLENOU.

No hay comentarios:

Publicar un comentario